Cada año, y gracias a la promoción de la Organización Mundial de la Salud, el 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre, su objetivo es agradecer a los donantes su contribución voluntaria que permite salvar vidas humanas, y concienciar sobre la necesidad de donar sangre con regularidad para garantizar la calidad, seguridad y disponibilidad de sangre y productos sanguíneos para quienes lo necesiten (Organización Mundial de la Salud, 2016).

¿Para qué se dona sangre?

Fundamentalmente, para aumentar la esperanza y la calidad de vida de pacientes con enfermedades potencialmente letales, así como para llevar a cabo procedimientos médicos y quirúrgicos complejos (Organización Mundial de la Salud, 2016). También desempeñan un papel fundamental en la atención materno-infantil, en los desastres naturales y los desastres provocados por el ser humano, pues permiten salvar la vida de muchas personas, entonces el acto de donación voluntaria de sangre se convierte entonces en una oportunidad de ayudar a otros (López, Alfaro, & Juárez V., 2015)

¿Por qué la gente dona sangre?

La donación de sangre se produce porque la gente se ve movida por diferentes intereses, desde el altruismo y la solidaridad, en el sentido propio de las palabras, la instrumentalización de estos mismos conceptos, para satisfacer necesidades morales, éticas y/o sentimentales; en respuesta a las peticiones de familiares y amigos, con los que se mantienen lazos de proximidad afectiva; como respuesta al llamamiento de una institución sanitaria o de la propia hermandad de donantes; y como respuesta de autoestima e incluso como una respuesta económica. (Jiménez Hernández, 2000)

¿Existen riesgos en la donación de sangre?

La donación de sangre o plasma es un proceso sencillo, completamente seguro y no acarrea problema alguno para el donante, todo el material es estéril y descartable. El sujeto puede donar sangre completa hasta cuatro veces al año y/o donar su plasma cada 72 horas (Sociedad Venezolana de Hematología, 2016) (Quimbiotec, 2016)

¿Quién puede ser donante? ¿Cuáles son los requisitos para donar sangre?

  • Estar sano y sentirse bien
  • Ser mayor de edad y tener menos de 60 años
  • Pesar más de 50 kilogramos
  • No haber tenido gripe, catarro, faringitis o diarrea en los últimos 7 días
  • No estar en ayunas, se recomienda una comida ligera antes de la donación
  • No tener conductas de riesgo que faciliten el contagio de Hepatitis o Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) (promiscuidad, drogadicción, entre otras)

¿Quiénes no deben donar sangre?

  • Quienes hayan sufrido de hepatitis después de cumplidos los 10 años de edad
  • Las personas que consumen o han consumido drogas
  • Las personas portadoras del VIH, Hepatitis B o C, o aquellas que creen necesitar una prueba para saberlo
  • Las personas que han tenido contacto sexual con una persona portadora de VIH, Hepatitis B o C, o que haya usado drogas en el último año

 “La sangre es el regalo más valioso que podemos ofrecer a otra persona:  el regalo de la vida”

Johana G. Mota-Alvarez